Blog

Saliendo del apego


Cuando uno no puede concebir su vida sin otro, puede tener dificultades para realizarse a nivel personal. Algunas características de la codependencia.

Algunas personas sienten que necesitan de otro para poder tomar una decisión; otros piensan que si les faltara la presencia de alguien que está a su lado no serían capaces de seguir viviendo. Hay padres a quienes les resulta muy difícil dejar crecer a sus hijos y mujeres u hombres que se sienten inseguros con respecto a su pareja.

Estos comportamientos son el resultado del apego, una emoción muy negativa para nuestra identidad y nuestro potencial. ¿Quién es más propenso a sufrir de apego emocional? Lo sufren tanto hombres como mujeres pero la característica que ambos comparten es una autoestima dañada que no les permite valorarse a sí mismos y verse capaces de alcanzar todo aquello que se propongan.
Dicha forma de pensamiento adquirida los convierte en dependientes de los otros y, en ocasiones, hace que busquen tener el control obsesivo de las necesidades de los demás, descuidando sus propias vidas.

Rasgos

Estas son algunos de los rasgos de la persona apegada:

• Es codependiente, lo cual la convierte en una persona llena de miedos y frustraciones. Con el tiempo, puede llegar a volverse adicta a la gente. Muchas mujeres permanecen al lado de un hombre que las maltrata o abusa de ellas. Donde hubo abandono en la infancia, por lo general existirá la necesidad de depender de otro.
• Le cede al otro el control de sus emociones y sus decisiones. Cree que su felicidad y su desdicha depende de la persona a la que está apegada.
• Es insegura, por ello vive pendiente de los demás y pidiendo sus opiniones. Esto se debe a que piensa que los demás son más importantes que ella.
• Es controladora. Dado que necesita del otro para ser feliz con desesperación, utiliza la manipulación para mantenerlo bajo control.
• Duda de sus propias fortalezas. Siente que no tiene la capacidad para enfrentar el mundo y sus demandas por su cuenta.

Muleta interior

Además de a personas, es posible apegarse a lugares, circunstancias, acontecimientos, creencias, tradiciones o costumbres. Cada uno de ellos cumplirá el rol de una muleta interior. Pero el problema no está en el objeto, sino en la mente de aquel que se apega. Por eso, es fundamental cambiar la perspectiva, o la mirada, sobre el objeto del apego. Esto consiste en lograr una mentalidad flexible que permita ver otras alternativas.

Tal vez te preguntes si se puede salir del apego y cortar con la codependencia. ¡Sí se puede! La mejor forma de hacerlo es comenzar a ponerse en primer lugar, lo cual quiere decir aceptarse uno mismo, amarse y cuidarse. Cuando uno es feliz con la persona que es, es libre para relacionarse de manera sana con los demás, soltar su potencial e ir detrás de sus sueños.

La codependencia es totalmente tóxica y está en contra de la naturaleza de libertad con la que hemos nacido. Por ese motivo, nos causa tanto sufrimiento. Pero solo cuando entendemos que somos seres humano completos con todo lo que necesitamos en nuestro interior para tener éxito en la vida, podemos unirnos a alguien más para armar un equipo donde nos potenciemos mutuamente y logremos resultados extraordinarios.

Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a bernardoresponde@gmail.com.

Tal vez te preguntes si se puede salir del apego y cortar con la codependencia. ¡Sí se puede! La mejor forma de hacerlo es comenzar a ponerse en primer lugar, lo cual quiere decir aceptarse uno mismo, amarse y cuidarse.

Fuente

 

Te invito a compartirlo: